Aprende a calcular tus ingresos acumulables con esta guía ¡Ponte al día con tu declaración anual!

¿Tienes que hacer la determinación de los ingresos acumulables para tu declaración anual? ¿No sabes cómo identificarlos? En este artículo te explicamos qué son los ingresos acumulables y qué no son. Pero ¡quédate hasta el final! Porque también te ayudaremos a identificarlos y calcular el impuesto.

Pero antes, debemos revisar conceptos centrales que nos permitan entrar en materia: ¿Qué son los ingresos?

Ingresos son todas las entradas de dinero, bienes o servicios que recibe una persona física o moral a cambio de su actividad económica, inversión o cualquier otro concepto. Estos ingresos son la base para determinar la obligación tributaria, como el Impuesto Sobre la Renta (ISR), y se clasifican en diferentes categorías para su correcta declaración y tributación.

Hoy veremos qué son los ingresos acumulables y por qué es esencial su identificación para reducir el pago de tus impuestos.

¿Qué son los ingresos acumulables? Definición

Los ingresos acumulables son todos aquellos ingresos que, según la Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR), deben ser considerados para determinar la base imponible de dicho impuesto. Son la suma total de recursos que incrementan el patrimonio de una persona física o moral, más allá del simple flujo de efectivo, e incluyen diversas formas de incrementos patrimoniales que deben ser considerados para el cálculo del impuesto correspondiente.

Antes de continuar, marquemos algunas diferencias esenciales para terminar de entender la definición de ingresos acumulables.

¿Ingresos acumulables y no acumulables? Diferencias

Tanto los ingresos acumulables y no acumulables provienen de la definición de ingresos que vimos más arriba. Aunque hacen alusión a distintas situaciones.

Los ingresos acumulables son aquellos que la ley fiscal considera para calcular el ISR; incluyen dinero, bienes, servicios, créditos y más. Por otro lado, los ingresos no acumulables son aquellos que, por disposiciones específicas de la ley, están excluidos del cálculo del ISR, como ciertos subsidios o herencias.

¿Y cuál es la diferencia entre ingresos nominales y acumulables?

Dentro de los ingresos acumulables, existe otra distinción importante: entre ingresos nominales y los acumulables.

Los ingresos nominales son la cantidad bruta que se recibe sin tomar en cuenta deducciones o ajustes. En cambio, los ingresos acumulables ya consideran deducciones permitidas y otros ajustes necesarios según la ley fiscal.

Esta distinción es crucial, pues mientras los ingresos nominales reflejan la cantidad total recibida, los ingresos acumulables muestran la cantidad que efectivamente será considerada para el cálculo del ISR.

¿Qué es el régimen de acumulación de ingresos?

El régimen de acumulación de ingresos es un conjunto de normas y procedimientos fiscales que determinan cómo y cuándo se deben reconocer los ingresos para fines tributarios. Básicamente, establece el momento específico en que los ingresos se consideran percibidos y, por ende, deben ser incluidos en la base para el cálculo del Impuesto Sobre la Renta (ISR).

En términos más técnicos, la acumulación de ingresos se refiere a la metodología utilizada para reconocer los ingresos dentro del periodo fiscal correspondiente. Esto implica identificar el ejercicio fiscal en el cual los ingresos deben ser considerados, afectando así la determinación del impuesto a pagar.

Existen diferentes criterios para la acumulación de ingresos, que pueden variar dependiendo de la jurisdicción y la legislación fiscal específica, pero generalmente se consideran dos grandes enfoques:

  1. Acumulación basada en el devengo: Aquí, los ingresos se registran en el momento en que se generan, independientemente de cuándo se recibe el pago. Esto significa que los ingresos se consideran acumulables cuando se realiza la venta de bienes o servicios, se presta el servicio, o se tienen los derechos a recibir el ingreso. Incluso aunque el cobro efectivo se produzca en otro periodo fiscal.
  2. Acumulación basada en efectivo: En este enfoque, los ingresos se reconocen únicamente cuando el efectivo o su equivalente se reciben efectivamente. Es decir, el ingreso se acumula solo cuando se recibe el pago, independientemente de cuándo se haya realizado la venta o prestado el servicio.

Entonces, ¿cuál es el momento de acumulación de los ingresos acumulables?

El momento de acumulación de los ingresos acumulables es crucial para determinar cuándo y cómo se reportan para el cálculo del Impuesto Sobre la Renta (ISR). Para las personas físicas y personas morales residentes bajo distintos regímenes fiscales, este momento varía, pero generalmente se define bajo ciertos criterios específicos.

En la enajenación de bienes o prestación de servicios, los ingresos se consideran acumulables en cualquiera de las siguientes situaciones:

  1. Cuando se expida el comprobante fiscal: Es el documento que valida la operación y, por tanto, el momento en que se reconoce oficialmente el ingreso.
  2. Cuando se envíe o entregue materialmente el bien o se preste el servicio: Aunque no se haya emitido un comprobante, la entrega efectiva del bien o servicio implica un reconocimiento de ingreso.
  3. Cuando se cobre o sea exigible total o parcialmente el pago: Si el pago es recibido o se vuelve exigible, independientemente de la entrega del bien o servicio, se considera ingreso acumulable.

Para el caso del otorgamiento del uso o goce temporal de bienes, como rentas de inmuebles, el ingreso se acumula:

  1. Cuando se cobren total o parcialmente las contraprestaciones: Al recibir el pago por el uso o goce de los bienes.
  2. Las contraprestaciones sean exigibles: Aunque no se haya recibido el pago, si este es legalmente exigible.
  3. Cuando se expida el comprobante fiscal: Al igual que con la enajenación de bienes o prestación de servicios, la emisión del comprobante fiscal marca un punto de acumulación.

¿Cuáles son los ingresos acumulables para personas físicas y personas morales?

Ahora bien, la gran pregunta es ¿cuáles son los ingresos acumulables para personas físicas y personas morales? Veamos ejemplos en cada caso:

Ingresos acumulables para personas físicas

  1. Ingresos por Salarios y Prestaciones: Todo lo recibido por servicios personales subordinados, incluidas indemnizaciones y prestaciones.
  2. Ingresos por Actividades Empresariales y Profesionales: Ganancias obtenidas por comercio, industria, agricultura, pesca, ganadería, silvicultura y actividades independientes.
  3. Ingresos por Arrendamiento y en general por otorgar el uso o goce temporal de bienes inmuebles.
  4. Ingresos por Intereses: Intereses reales efectivamente cobrados de sistemas financieros, de créditos otorgados o cualquier otro tipo.
  5. Ingresos por Dividendos y Ganancias Distribuidas por Personas Morales.
  6. Ingresos por Enajenación de Bienes: Ganancias por vender o transmitir la propiedad de bienes.
  7. Ingresos por Adquisición de Bienes: Ganancias derivadas de la adquisición a precio inferior al de mercado.
  8. Ingresos por Premios: Montos recibidos por loterías, rifas, sorteos y concursos.
  9. Ingresos por Obtención de Premios, Herencias o Donativos.

Ingresos acumulables para personas morales

  1. Ingresos por Ventas o Servicios: Ingresos derivados de su actividad comercial principal.
  2. Ingresos por Dividendos o Utilidades Recibidas de Otras Personas Morales.
  3. Ingresos por Intereses: Incluyendo los provenientes de títulos valor y otros instrumentos financieros.
  4. Ingresos por Arrendamiento de Bienes: Rentas percibidas por otorgar el uso o goce temporal de bienes.
  5. Ingresos por Enajenación de Bienes: Ganancias obtenidas de la venta de activos fijos, acciones o bienes.
  6. Ingresos por la Prestación de Servicios: Especialmente aquellos servicios que son inherentes a la actividad empresarial.
  7. Ingresos Accidentales o Eventuales: Que no corresponden a la actividad habitual pero incrementan el patrimonio.
  8. Ajuste Anual por Inflación: Los ingresos o deducciones que se generen por la actualización debido a la inflación.
  9. Ganancias por Cambios en la Valoración de Activos o Pasivos: Resultado de la revaluación de activos o ajustes en pasivos.
  10. Otros Ingresos Específicos: Que la ley de ISR considere como acumulables para las personas morales en particular.

¿Cómo calcular el impuesto a los ingresos acumulables? ISR

Para calcular el impuesto sobre los ingresos acumulables del ISR, es crucial entender primero qué constituyen los ingresos acumulables. Una vez identificados, sigue estos pasos para determinar el monto del impuesto que debes:

  1. Identifica tus Ingresos Acumulables: Suma todos los ingresos del período que correspondan a las categorías especificadas por la ley, como efectivo, bienes, servicios, entre otros.
  2. Resta las Deducciones Autorizadas: De los ingresos acumulables, resta todas las deducciones que la ley permite. Esto puede incluir gastos necesarios para la generación de dichos ingresos, inversiones, gastos médicos, entre otros.
  3. Calcula el Resultado Fiscal: La diferencia entre los ingresos acumulables y las deducciones autorizadas te dará el resultado fiscal. Este es el monto sobre el cual se aplicará la tasa del impuesto.
  4. Aplica la Tasa de Impuesto: Multiplica el resultado fiscal por la tasa de impuesto correspondiente. Las tasas pueden variar dependiendo del tipo de contribuyente y otros factores.
  5. Determina el ISR del Ejercicio: El resultado anterior te dará el ISR determinado. A este monto, resta cualquier reducción aplicable según la normativa vigente para obtener el ISR del ejercicio.
  6. Resta Pagos Provisionales: Si has realizado pagos provisionales a cuenta de este impuesto durante el ejercicio, réstalos al ISR del ejercicio.
  7. ISR a Pagar: El resultado final será el ISR a pagar. Si este cálculo resulta en un número negativo, podrías tener un saldo a favor.
En la imagen se ve la fórmula para calcular los ingresos acumulables.
Usa esta fórmula para calcular el impuesto de los ingresos acumulables.

¿Cómo puede ayudar un ERP en la identificación de los ingresos acumulables?

El ERP, al automatizar la identificación de tipos de ingresos, aplica las deducciones correspondientes de manera precisa. Esto es especialmente efectivo en ERPs locales, diseñados para la legislación fiscal específica de un país. Además, estos sistemas permiten incluir los impuestos de ingresos acumulables directamente en las cotizaciones, mejorando la transparencia y comunicación con los clientes.

Conclusión

En conclusión, identificar y calcular correctamente los ingresos acumulables es vital para la precisión en tus obligaciones fiscales y maximizar eficiencias. Utilizar un ERP te empodera con una herramienta integral, automatizando y simplificando este proceso. Por tanto, equiparte con este conocimiento y tecnología no solo facilita el cumplimiento tributario sino que abre puertas a una gestión financiera más efectiva y transparente.

Deja un comentario