¿Qué es la trazabilidad de un producto? Aprende a aplicarla en 5 pasos

La trazabilidad de un producto no es solo una tendencia pasajera; se ha convertido en una necesidad fundamental en el mundo actual.

¿Sabías que en el año 2020, el desarrollo de productos trazables alcanzó los 16 mil millones de dólares? Y lo que es aún más sorprendente, se espera que para 2025, esta cifra se dispare a 26 mil millones, reflejando un crecimiento anual de casi el 10%. Esta explosión no es solo el resultado de innovaciones tecnológicas. De hecho, está impulsada por una demanda creciente de transparencia en los alimentos que consumimos. Mercados desarrollados están estableciendo barreras de producción más altas y aplicando penalizaciones de precio a aquellos que no cumplan.

Juan Manuel Olivo, director de marketing de Tracestory, destaca un hecho revelador: en regiones como Argentina y Latinoamérica, cerca del 70% de los consumidores están dispuestos a pagar hasta un 30% más por productos que garantizan y demuestran su sustentabilidad a través de la trazabilidad.

Entonces, ¿qué significa esto para productores y distribuidores? En este artículo, te contamos qué es la trazabilidad de un producto, revelando no solo su importancia, sino también cómo está redefiniendo las reglas del juego en la industria global. ¿Estás listo?

¡Quedate hasta el final! También te contaremos cómo implementar este proceso en tu empresa y cómo optimizar tus lineamientos actuales.

¿Qué es la trazabilidad de un producto?

La trazabilidad de un producto se refiere al seguimiento exhaustivo de cada etapa de su ciclo de vida. Desde la obtención de las materias primas, su paso por el sistema de producción, hasta su entrega final al consumidor.

Imagina un producto como una historia. Cada capítulo de esa historia es una etapa: recolección, producción, distribución. Mediante la trazabilidad interna, puedes leer y comprender ese relato completo, asegurándote de que todo fluya adecuadamente.

Este seguimiento permite identificar rápidamente cualquier inconveniente. Si surge un problema en alguna etapa, la trazabilidad facilita su pronta detección y corrección. De esta manera, se garantiza la calidad en cada paso.

¿Para qué sirve la trazabilidad de un producto?

Pero, ¿para qué sirve exactamente la trazabilidad de un producto? Este proceso tiene tres objetivos básicos:

  1. Garantía de calidad: Implementando una adecuada trazabilidad, puedes reducir significativamente los errores en el almacén. Esto garantiza que los productos que llegan al cliente final sean de la máxima calidad. Por ejemplo, en el almacén, si una materia está defectuosa, solo mediante un sistema de gestión puedes rastrear qué producto o lote final se fabricó con esa materia. Así, puedes retirarlo rápidamente del mercado antes de que cause problemas.
  2. Cumplimiento de estándares de higiene: Todo proceso de trazabilidad debe asegurar la higiene en cada etapa logística. Implementar un sistema adecuado te permite identificar rápidamente cualquier producto que pueda haber sido afectado por fallos en los estándares de higiene, como una incorrecta conservación o derrames.
  3. Seguridad normativa: La trazabilidad te facilita la verificación de que estás cumpliendo con la legislación específica en cada etapa del diseño, fabricación y distribución de un producto. No solo te protege frente a sanciones, sino que refuerza la confianza de tus clientes en tus productos.
En la imagen se ve un ejemplo de trazabilidad de un producto.
Históricamente, la industria farmaceútica es una de las de que más controles de trazabilidad ha implementado.

Regulaciones para la trazabilidad de un producto

Como dijimos la trazabilidad de un producto es un pilar esencial en la garantía de calidad y seguridad. Sin embargo, aunque gran parte de su aplicación en las industrias se debe por una exigencia de los consumidores que han evolucionado en sus hábitos, lo cierto es que también existe una regulación nacional e internacional al respecto.

Veamos las principales directrices que debes considerar:

Sector Alimentario

  • Reglamento europeo 178/2002: Esta es una regulación esencial que rige la trazabilidad en la producción y distribución alimentaria en Europa. Establece que la trazabilidad es indispensable para gestionar y minimizar riesgos, es decir, debe ser posible rastrear cualquier artículo alimenticio a través de todas las etapas del proceso. Esto significa que, desde la obtención de materias primas hasta el producto en el estante del supermercado, todo debe estar documentado.
  • Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria: Desde 2005, esta entidad ofrece directrices claras para garantizar la trazabilidad de un producto. Su misión es asesorar y guiar a las empresas para que se asegure un seguimiento detallado de los alimentos en toda la cadena de suministro.

Industria Farmacéutica

  1. Real Decreto 725/2003: Esta normativa española obliga a todos los involucrados en la producción y distribución de medicamentos a mantener registros detallados. Específicamente, deben documentar la cantidad de producto, las fechas de transacción y caducidad, el identificador del lote, y todas las fases que el medicamento ha pasado en la cadena de suministro.

Normativas ISO

  • ISO 9001: Esta norma internacional, reconocida por su enfoque en sistemas de gestión de calidad, destaca la necesidad de identificar y conocer el estado de cada producto en cualquier punto de su ciclo de vida. Esto implica mantener registros y asegurar que cada producto pueda ser rastreado y verificado en términos de calidad.
  • ISO 22205 (2007): Diseñada específicamente para sectores con altos estándares de trazabilidad, esta normativa valida a empresas que demuestran un alto compromiso con el seguimiento en toda la cadena alimentaria, ya sea para consumo humano o animal.

Te ayudamos a elegir un ERP a tu medida (GRATIS)

somos expertos asesorando empresas en la elección de su ERP, llena el formulario y recibe una asesoría gratuita

Te responderemos a la mayor brevedad posible.

¿Cuáles son los tipos de trazabilidad de un producto?

Si te desempeñas en logística, calidad o cadena de suministro, seguro sabes lo vital que es tener este registro claro y preciso. Pero, ¿sabías que existen diferentes tipos de trazabilidad de un producto? Vamos a adentrarnos en cada uno de ellos para que tengas una visión completa:

Trazabilidad hacia atrás

Este tipo se centra en rastrear el origen. Se refiere a las materias primas o a los productos ya elaborados que se reciben. En esencia, esta trazabilidad te permite identificar al proveedor y tener un registro claro de la fuente de los productos con los que trabajas a través de notas de remisión, por ejemplo. Es el primer paso en el proceso, garantizando que todo lo que entra a tus instalaciones cumple con los estándares requeridos.

Trazabilidad interna

Aquí, el foco es el control y seguimiento del producto dentro de tus propias instalaciones. Ya sea que se manipule, procese o simplemente se conserve, es vital tener un registro detallado de todas las etapas del proceso internamente. Esta es una responsabilidad directa de la empresa y garantiza que, mientras el producto esté en tus manos, todo se documente adecuadamente.

Para ello será vital que cuentes con un sistema de reporte de inventario totalmente ajustado.

Trazabilidad hacia delante

Por último, este tipo de trazabilidad de un producto se enfoca en el destino del producto una vez está listo para salir de tus instalaciones. Abarca cómo y hacia dónde se transportará el producto. Es vital identificar tanto al cliente que lo recibirá como al propio producto, asegurando que todo se entregue correctamente y a los destinatarios adecuados.

En la imagen se ve un ejemplo de trazabilidad de un producto.
Así se ve la trazabilidad de productos en la industria agrícola.

¿Cómo se realiza la trazabilidad de un producto? 5 pasos esenciales

1. Define los criterios de agrupación

Antes de iniciar cualquier proceso, es esencial definir los criterios que determinarán cómo se agruparán los productos en lotes. Esto implica decidir sobre las características específicas que cada lote debe tener, como fecha de producción, origen de materias primas, entre otros.

2. Implementa un Sistema Unificado de Registro

Para una trazabilidad efectiva, es crucial tener un sistema de registro y documentación consolidado. Este sistema debe capturar y almacenar toda la información relacionada con los productos y lotes, garantizando la coherencia y precisión de los datos.

3. Utiliza un Sistema de Identificación

Utiliza herramientas modernas, como códigos de barras o RFID, para etiquetar y rastrear productos en tiempo real. Este paso es crucial para garantizar que el producto pueda ser rastreado en todas las etapas del proceso: desde su origen, durante su almacenamiento y transformación, hasta su entrega final al cliente.

4. Crea un plan de acción en caso de incidencias

Establece protocolos claros para el control de calidad y la gestión de incidencias. Estos protocolos deben abordar cómo se manejarán y resolverán los problemas que surjan con la trazabilidad de un producto, desde defectos del producto hasta desafíos logísticos.

5. Prueba el proceso de trazabilidad

Una vez que todos los sistemas estén en su lugar, es esencial probar el plan de trazabilidad de un producto en su totalidad. Esta fase de testeo garantiza que cada componente del sistema funcione armoniosamente y detecta cualquier área de mejora.

¿Cómo optimizar el proceso de trazabilidad de un producto?

La trazabilidad de un producto ha tomado un papel protagónico en la logística contemporánea, siendo una demanda constante el acceso detallado a cada paso que un producto realiza dentro de la cadena de suministro. Para que este proceso sea eficiente y preciso, es imperativo integrar soluciones automatizadas.

Aquí te presento cómo mejorar la trazabilidad mediante la automatización:

  • Códigos de Identificación: Tradicionalmente, los códigos de barras y códigos QR han sido esenciales en la recepción y expedición de mercancías, especialmente cuando se manejan múltiples referencias. Estos códigos proporcionan una rápida identificación y registro.
  • Tecnología RFID: Para operaciones menos complejas, como la recepción o preparación de pedidos de muchas unidades de una sola referencia, las etiquetas RFID se están convirtiendo en la norma. Estas permiten un registro más rápido, mejorando la productividad y agilidad del proceso de trazabilidad de un producto.
  • Automatización de Procesos: Para mantener la eficiencia del almacén, es vital automatizar procesos como almacenaje y preparación de pedidos. Esto no solo incrementa la productividad, sino que garantiza el cumplimiento de estándares de higiene y seguridad, protegiendo tanto a los productos como a los trabajadores.
  • Robótica en Almacenes: La incorporación de soluciones robóticas reduce drásticamente los errores en los procesos productivos. Como señalan expertos en logística, automatizar con robótica significa ofrecer un servicio de calidad, rápido y eficaz al cliente final.
En la imagen se ve un ejemplo de trazabilidad de un producto.
Pueden aprovecharla las etiquetas y los lectores de código de barra para mejorar el conocimiento sobre la trazabilidad de un producto.

Trazabilidad de un producto: Ejemplo

¿Qué mejor que un ejemplo para entender la trazabilidad de un producto por completo? Veamos el caso de Sam’s Club México, una reconocida cadena de supermercados. Allí la variedad de productos es amplia, pero el enfoque principal es en los bienes alimenticios.

Imagina que un lote de mangos frescos acaba de llegar. Desde el momento en que estos mangos se reciben en el almacén hasta que se colocan en las estanterías para la venta, cada paso se registra meticulosamente. Utilizando herramientas avanzadas, cada mango se etiqueta con códigos de barras únicos. Estos códigos contienen información vital: el origen del mango, la fecha de cosecha, las condiciones de transporte y su fecha de llegada al supermercado.

De esta forma, si un cliente informa sobre un problema de calidad con uno de los mangos, el sistema de trazabilidad permite rastrear ese mango específico hasta su origen. Esto no solo ayuda a identificar y resolver rápidamente problemas de calidad, sino que también garantiza la seguridad y la confianza del cliente.

Conclusión

La trazabilidad de un producto es el pilar fundamental que garantiza la transparencia, la seguridad y la calidad en la cadena de suministro. A medida que avanzamos hacia un futuro más digitalizado y globalizado, la trazabilidad se convierte en una herramienta esencial para que las empresas se mantengan competitivas, confiables y en sintonía con las demandas de los consumidores informados de hoy.

Podemos anticipar que la trazabilidad seguirá evolucionando, incorporando tecnologías más avanzadas y adaptándose a nuevos desafíos y regulaciones. En este contexto, es esencial que las empresas estén equipadas con las herramientas adecuadas para mantenerse al día.

Si realmente estás comprometido con optimizar la trazabilidad de tus productos y deseas estar a la vanguardia en este campo, te invitamos a visitar nuestra página de ERP para logística y transporte. Allí encontrarás soluciones ERP diseñadas específicamente para ayudarte a mejorar y simplificar cada paso del proceso de trazabilidad.

Deja un comentario