Clasificación de los tipos de inventario: Descubre tu método de control ideal

Entender los tipos de inventarios es fundamental, ya que estos guían cómo una empresa gestiona y optimiza sus recursos, esencialmente, actuando como brújula en la vastedad de la logística empresarial.

En primer lugar, es vital reconocer que un inventario no es meramente una lista. En realidad, representa todos tus activos, desde las materias primas hasta los productos terminados. Dicho de otra manera, una gestión efectiva del inventario te permite detectar y corregir rápidamente desajustes o errores, marcando la diferencia entre el éxito y el estancamiento.

Además, cada negocio tiene sus particularidades. Mientras un restaurante podría centrarse en inventarios de alimentos perecederos, una tienda de ropa se enfocaría en estilos y tallas. Por lo tanto, personalizar el tipo de inventario a la naturaleza de tu negocio es esencial para garantizar un flujo óptimo en producción y ventas.

Sin embargo, no conocer los tipos de inventarios que existen puede ser un error costoso. Esto puede conducir a acumulaciones innecesarias o a una falta de recursos. En otras palabras, ambos escenarios pueden resultar en pérdidas económicas.

¿Quieres profundizar más en este tema? Continúa leyendo el artículo para descubrir los diferentes tipos de inventarios y conocer en qué situaciones específicas se aplica cada uno de ellos.

Clasificación de los tipos de inventarios

Los tipos de inventarios forman parte de una clasificación mayor que se estipula según una serie de criterios. Estos son:

  • Según el producto
  • Según el momento en que se realicen
  • Según su periodicidad
  • Según su función
  • Según su logística

Tipos de inventarios según el tipo de producto

1. Inventario de materias primas

Antes de que un producto llegue a su forma final, se compone de varias piezas esenciales. Este inventario tiene como objetivo registrar y controlar todas esas partes que esperan ser transformadas.

Imagina una bicicleta: aquí, las materias primas serían componentes como el marco, las ruedas o el manillar. Es vital mantener este inventario bien abastecido para garantizar una producción ininterrumpida.

2. Inventario de suministros de fábrica

Si bien algunos materiales no se incorporan directamente al producto final, siguen siendo cruciales para el proceso de producción. Este tipo de inventario lleva un registro de esos elementos auxiliares.

Siguiendo con el ejemplo de la bicicleta, aquí estaríamos hablando del aceite para las máquinas o las tuercas y tornillos que mantienen unidas las piezas.

3. Inventario de productos en proceso de fabricación

No todos los productos se crean en un solo paso. Algunos atraviesan varias etapas antes de su finalización. Este inventario se encarga de esos productos que aún no están listos, pero que ya han iniciado su proceso de fabricación.

Piensa en una bicicleta a medio montar, esperando su rueda delantera o su pintura final.

4. Inventario de productos terminados

Una vez que el producto ha pasado por todas las etapas de producción y está listo para ser vendido o distribuido, entra en este inventario.

Así, si tienes bicicletas ensambladas y listas para ser vendidas o enviadas a distribuidores, estas se registrarán aquí.

5. Inventario de Mercancías

Para aquellos que no fabrican, sino que compran productos terminados para vender, este inventario es esencial. Si adquiriste bicicletas ya hechas para venderlas en tu tienda o al por mayor, esas bicicletas forman tu inventario de mercancías.

Te ayudamos a elegir un ERP a tu medida (GRATIS)

somos expertos asesorando empresas en la elección de su ERP, llena el formulario y recibe una asesoría gratuita

Te responderemos a la mayor brevedad posible.

Tipo de inventarios según el momento en que se realicen

6. Inventario Inicial

Imagina que estás por comenzar una nueva etapa de tu negocio, ya sea al inicio de la producción o al comienzo de un nuevo año fiscal. Aquí es cuando realizas el inventario inicial. Este es uno de los tipos de inventarios más fundamentales porque permite tener una imagen clara del punto de partida.

En este proceso, registras todos los elementos que forman parte de la empresa, desde suministros de fábrica hasta productos terminados. Hacerlo te proporciona una visión nítida del saldo total antes de cualquier nueva adquisición, producción o venta. Más aún, gracias a este tipo de inventario, puedes visualizar con mayor precisión las ganancias y pérdidas futuras.

Ejemplo: Si eres propietario de una fábrica de muebles, el inventario inicial te mostrará cuánta madera, tornillos o pintura tienes antes de iniciar el proceso de fabricación de una nueva colección de sillas.

7. Inventario Final

Al acercarse el final del año fiscal, es hora de hacer una pausa y evaluar. Aquí es donde entra el inventario final. Es un conteo físico de todos los productos o materiales que aún quedan en tu empresa. Una vez hecho el conteo, se calcula su valor, lo que te proporciona una imagen exacta del estado económico de tu negocio.

No solo eso, este tipo de control de inventario es esencial para mantener una logística empresarial fluida y eficiente.

Ejemplo: Siguiendo con la fábrica de muebles, al final del año, después de haber vendido varias colecciones, el inventario final te mostrará cuántas sillas, mesas o sofás quedan listos para vender y cuánto valen.

Además, es crucial mencionar la relación entre el inventario inicial y final respecto al período fiscal. Al comienzo del año contable, realizas el inventario inicial antes de cualquier transacción.

Por otro lado, al cierre del año, llevas a cabo el inventario final para determinar tus recursos tras todas las operaciones mercantiles. Lo más interesante aquí es que el inventario final de un ejercicio contable se convierte en el inventario inicial del siguiente período fiscal. Esta continuidad garantiza que siempre tengas un punto de referencia claro al empezar un nuevo ciclo.

Tipos de inventarios según su periodicidad

Para comenzar, es esencial que entiendas cómo se clasifican los tipos de inventarios según su periodicidad. Este conocimiento te permitirá determinar qué tipo de inventario se ajusta mejor a las necesidades y dinámica de tu negocio, optimizando así tus recursos y reduciendo costos. Vamos a ello.

8. Inventario intermitente

Este tipo de inventario es ideal cuando necesitas tener un panorama de tu capital, materiales y mercancía actual, pero no es necesario hacerlo de manera frecuente. Es decir, lo realizas de manera ocasional y no a intervalos regulares.

Supongamos que debes asistir a una feria comercial en dos meses y deseas conocer tu stock actual. El inventario intermitente te permite obtener esa información, aunque no lo incorpores en la contabilidad del inventario permanente.

9. Inventario perpetuo

Ahora, si lo que buscas es tener un control constante sobre tu logística, el inventario perpetuo es tu mejor opción. Este tipo de inventario te permite tener un registro detallado de cada producto, su cantidad y su importe.

Si en tu Pyme se venden productos electrónicos, con el inventario perpetuo sabrás en tiempo real cuántos dispositivos de un modelo específico tienes en tu almacén. Permitiéndote hacer pedidos a tiempo o ajustar tu estrategia de ventas según la demanda.

10. Inventario periódico

Este es llevado a cabo en intervalos predefinidos, ya sea mensual, semestral o anualmente. Al finalizar cada período, este inventario permite que tengas un panorama exacto del stock que posees y el costo asociado a las ventas.

Imagina tener una tienda de ropa; si decides hacer un inventario periódico cada tres meses, podrás determinar cuántas camisetas de una colección específica se vendieron y cuántas aún tienes disponibles.

Para tener una visión aún más detallada, te menciono otras categorías basadas en la periodicidad:

  • Inventario anual: Como su nombre lo indica, se realiza una vez al año. Es perfecto para validar los resultados obtenidos con el registro contable.
  • Inventario cíclico: Se basa en recuentos regulares de grupos de productos específicos. A diferencia del inventario periódico, este método da prioridad a ciertas referencias sobre otras, dependiendo de criterios como su valor, rotación o fecha de caducidad. Si tu empresa produce alimentos, por ejemplo, es crucial dar prioridad a aquellos productos con una fecha de caducidad próxima.
  • Inventario permanente: Se mantiene actualizado constantemente. Cada vez que un producto entra o sale del almacén, este sistema refleja dicha actividad, ofreciendo una visión en tiempo real del stock. Es una práctica que se alinea con la logística 4.0, ya que la gestión digital de la información, a través de un sistema de gestión, mejora enormemente la precisión y eficiencia.
En la imagen se ve a un grupo de personas decidiendo cuál será el tipo de inventarios
Ninguna empresa es exactamente igual a la otra, por lo que el proceso de selección del tipo de inventario debe ser particular.

Tipos de inventarios según su función

11. Inventario en tránsito

Si estás en el negocio de la distribución, la fabricación o la venta al por mayor, sabes cuán crucial es tener visibilidad sobre aquellos productos que están en movimiento. El tipo de inventario en tránsito refiere a los materiales o productos ya comprados, pero que aún no han llegado a tus instalaciones.

Por ejemplo, si tu empresa adquiere componentes electrónicos de un proveedor en otro estado, desde el momento en que salen del almacén del proveedor hasta que llegan al tuyo, esos componentes están en «tránsito».

12. Inventario de ciclo

Si alguna vez te has encontrado con que has producido o comprado demasiado de un producto particular, has experimentado las complicaciones del inventario de ciclo. Esta categoría se refiere a aquellos bienes producidos o adquiridos en lotes o ciclos.

Digamos que fabricas camisetas y produces en lotes de 1,000. Si solo vendes 800, las 200 restantes formarán parte del inventario de ciclo.

13. Inventario de seguridad

Imagina que tu negocio va a toda máquina, y de repente, un proveedor no puede entregarte a tiempo o surge un pico inesperado en la demanda. Este tipo de inventario es tu red de seguridad en tales casos. Son esos productos o materiales extra que mantienes «por si acaso».

Volvamos al caso de los electrodomésticos. Aquí podrías tener un pequeño stock extra de los modelos más populares para satisfacer la demanda inesperada o retrasos en el suministro.

14. Inventario de desacoplamiento

En el proceso de fabricación, hay múltiples etapas. Si no quieres que una etapa espere a la otra, el inventario de desacoplamiento es tu solución. Estos son inventarios que se mantienen entre diferentes etapas del proceso de fabricación para garantizar que si una etapa se retrasa, la siguiente puede continuar trabajando.

Por ejemplo, en una fábrica de zapatos, si tienes un proceso separado para la fabricación de suelas y otro para el ensamblaje, puedes mantener un inventario de desacoplamiento de suelas. De esta forma, te aseguras que el ensamblaje no se detenga incluso si la producción de suelas enfrenta algún problema.

Tipos de inventarios según su logística

La logística, en el contexto de las pequeñas y medianas empresas, juega un papel fundamental en la optimización de recursos, tiempo y costos. Por ello, es crucial comprender los diferentes tipos de inventarios que existen en esta área.

15. Inventario de existencias para especulación

Imagina que te encuentras en un periodo previo a la temporada alta de ventas de uno de tus productos estrella. Aquí es donde este inventario entra en juego. Con él, puedes llevar un control adecuado de la cantidad de productos y materias primas que tienes en stock.

16. Inventario de existencias obsoletas

No todos los productos tienen un ciclo de vida infinito. Algunos se deterioran con el tiempo, otros son reemplazados por versiones más modernas y hay aquellos que simplemente dejan de ser populares entre los consumidores. Este tipo de inventario te ayuda a monitorear aquellos productos que ya no tienen salida en el mercado o que están próximos a caducar.

Por ejemplo, si distribuyes tecnología y te quedan en almacén modelos de hace dos años que ya nadie compra, mediante este inventario identificarás esos productos, pudiendo tomar decisiones, como ofrecer descuentos para su rápida venta o reciclarlos.

17. Inventario de previsión

Este tipo de inventario se asemeja al inventario para especulación, pero tiene un enfoque más amplio. Mientras que el primero se enfoca en eventos específicos, el inventario de previsión se utiliza para anticipar las necesidades de stock basadas en las tendencias del mercado y en el comportamiento histórico de tus ventas.

Si, por ejemplo, cada verano hay un aumento en la demanda de sombreros de playa, mediante este inventario te preparas para mantener un stock suficiente que te permita atender esa demanda sin inconvenientes.

En la imagen se ve a un grupo de personas decidiendo cuál será el tipo de inventarios
Elegir el inventario adecuado te permitirá contar con existencias seguras en momentos críticos.

Otros tipos de inventarios

18. Inventario Físico

Este es el tipo de inventario más básico y generalmente el primer paso para la gestión de existencias. Consiste en contar manualmente cada uno de los productos o referencias que se encuentran en el almacén o tienda. Aunque puede parecer sencillo, el inventario físico es esencial para tener una base sólida sobre la cual construir estrategias de inventario más complejas.

19. Inventario Mínimo

Si alguna vez te has preguntado cuál es la cantidad mínima de productos que tu negocio debería tener para funcionar sin arriesgar las ventas, este inventario es la respuesta. Se centra en determinar ese «suelo» de existencias que garantiza la operatividad sin interrupciones.

20. Inventario Máximo

A diferencia del anterior, este se enfoca en calcular la cantidad máxima de productos que pueden ser almacenados sin generar sobrecostos, mermas o pérdidas. Ideal para prevenir el exceso de stock.

21. Inventario Agregado

En el contexto de fluctuaciones de precios, el tipo de inventario agregado se vuelve crucial. Permite agrupar productos según su importancia económica y jerarquía, minimizando el impacto de altos costos de ciertas mercancías.

22. Inventario en Línea

Este tipo de inventario se centra en los productos que están a punto de ser procesados en la línea de producción. Te permite planificar de manera eficiente los tiempos de salida y distribución, optimizando así el proceso de fabricación.

23. Inventario en Cuarentena

Hay ocasiones en las que es necesario retener lotes de mercancía antes de su venta o distribución, ya sea por regulaciones, control de calidad, entre otros. Este inventario es ideal para registrar y contar dichos lotes, garantizando su correcta gestión.

Conclusión

Hemos llegado al final. Para este punto ya debes tener en mente cuál es el tipo de inventario que mejor se amolda a la situación y naturaleza de tu empresa. Recuerda que no debes iniciar en este proceso de selección pensando en lo que debería ser tu empresa, si no en cómo funciona actualmente tu empresa.

Si tienes dudas, puedes empezar por un inventario físico y periódico para asegurarte una base sólida con la que comenzar a trabajar. En EspacioERP hemos preparado un listado con los mejores ERP para inventarios que pueden serte útiles en esta tarea. ¡Échales un vistazo!

Deja un comentario